lunes, 3 de febrero de 2014

Productos de ahorro de las aseguradoras

Los productos de ahorro de las aseguradoras, presentan unos modelos de ahorro que ofrecen una rentabilidad anual entre el 2% y 3%, que está basada en un interés garantizado anual más la participación en los beneficios de la aseguradora.

Acumular un saldo de ahorro para invertir en otras soluciones de inversión con mayores expectativas de crecimiento y horizonte temporal es una de las propuestas en la que se basa la oferta de las principales aseguradoras para competir con los productos diseñados por los bancos y cajas de ahorro.

Los productos de ahorro de las aseguradoras, tienen como objetivo batir la remuneración que generan depósitos a plazo, pagarés bancarios y otros productos de ahorro, que actualmente están disponibles con un interés que no va más allá del 2%, y en buena medida consiguen sus objetivos.

En efecto, los modelos de ahorro confeccionados por las compañías de seguro los comercializan con una rentabilidad media anual que oscila entre el 2% y 3%, pero que tras varios años de permanencia pueden llegar hasta el 6% (en un plazo medio de 5 años). Esta remuneración, a diferencia de la generada por bancos y cajas, se genera a partir de un interés garantizado anual más la participación de beneficios de la compañía.

Al final se crea un fondo de ahorro que puede destinarse a muchas finalidades, desde sufragar un gran viaje para toda la familia a la formación académica de sus hijos, sin olvidarse de cualquier capricho personal. Se presenta con la ventaja que en cualquier momento los usuarios podrán disponer de sus ahorros, total o parcialmente, sin ningún recargo ni comisión adicional, así como la posibilidad de realizar aportaciones extraordinarias para que el rendimiento sea mayor.

Rentabilidad acumulada en torno al 5% en los productos de ahorro de las aseguradoras

A través de estos productos de ahorro de las aseguradoras se puede mejorar la rentabilidad ofrecida por los depósitos tradicionales, incluso alcanzar la barrera del 5%, aunque para ello se requiere un período de permanencia más amplio, entre 3 y 5 años.

Producto de ahorro aseguradoras

Varias propuestas testifican esta estrategia comercial que vienen desarrollando las compañías de seguros para competir con los bancos, y que diseñan bajo formatos muy heterogéneos entre sí. Como consecuencia de ello, Santa Lucia aporta el “Maxiplan Ahorro”, para que crezcan los ahorros año a año, con una rentabilidad sin riesgos.

Ahora, con una aportación mínima de 3.000 euros y una rentabilidad media del 2,12% durante un período de 5 años, en el que podrá conseguirse el interés de sus ahorros hasta un 5,25%. Incorpora un tipo de interés bruto garantizado anual más participación en beneficios.
Por otra parte, presenta una liquidez total a partir del segundo año, mientras que en su período inicial tendrá una penalización del 2%. Sin límites de suscripción (por edad o por importe), en donde será el propio cliente quien decida cuanto y cuando quiere aportar.
Generali genera para estos casos un plan de ahorro que igualmente proporciona un beneficio asegurado, y que además se incrementará año tras año con la rentabilidad adicional acumulada, derivada de la participación en los beneficios obtenidos por la empresa.

Lagun Aro, por su parte, se decanta por desarrollar otro modelo similar bajo el formato “Ahorro 10”, una solución para el ahorro, sin compromisos rígidos, en donde también son sus suscriptores quienes deciden cuanto ahorran, y en cualquier momento podrán modificarlo en función de sus necesidades.

Asimismo pueden realizar aportaciones extraordinarias, alcanzando mayores rendimientos para rentabilizar sus aportaciones. Se caracteriza porque en cualquier momento podrán disponer de sus ahorros, total o parcialmente, sin ningún recargo ni comisión adicional, y sabiendo que el tipo de interés está garantizado en cada semestre natural.

Ocaso se encarga de comercializar entre sus clientes el “Superplan 5", que ofrece una rentabilidad creciente cada año, con un interés anual garantizado, que va del 2% en el primer año hasta el máximo del 6% durante el quinto ejercicio.

El “Plan de Ahorro Ticket” es la iniciativa a la que pueden acogerse los clientes de la aseguradora Axa para disfrutar de un complemento a sus ingresos. Este modelo de ahorro proporciona un tipo de interés garantizado por anticipado para cada semestre, y que como novedad con respecto a otras propuestas, añade un capital adicional en caso de fallecimiento.

Seguros RGA contempla en su oferta el plan de ahorro denominado “Fleximax”, que además de su rentabilidad garantizada y liquidez a partir del primer año, conjuga una serie de ventajas para adaptarlo como alternativa al medio y largo plazo. En línea con las sugerencias de otras aseguradoras, se encarga de dar un interés del 2,20%, más una rentabilidad variable adicional que se calcula en función de los beneficios financieros de la compañía.

Diferencias de los productos de ahorro de las aseguradoras con los productos bancarios

Si bien es cierto que guardan muchas similitudes con los productos de ahorro diseñados por los bancos, no hay que olvidarse que sus planteamientos se conciben bajo unos parámetros diferentes basados en las siguientes aportaciones:

Generalmente el rendimiento que ofrecen es combinado a través de una rentabilidad anual y los beneficios de la compañía.

Superan ligeramente la rentabilidad ofrecida por bancos y cajas, al superar en casi todas las propuestas el 2%.

El interés anual que proporciona a sus clientes está garantizado y no está supeditado a la evolución de otros activos financieros.

Son muy asequibles para la gran mayoría de usuarios al exigírseles aportaciones mínimas no excesivamente elevadas.

Están destinados para un período de permanencia a medio y largo plazo, en los que se pueda ir incrementando el capital aportado.

Son los propios clientes quien deciden cuanto y cuando quiere aportar a su plan de ahorro, dotando una mayor flexibilidad a estos productos.

Generan una total liquidez al poder disponerse de los ahorros en cuando quieran sus titulares, sin penalizaciones por sus rescates.

La oferta que presentan las aseguradoras, lejos de ser minoritaria, se expande cada año a través de nuevas propuestas para rentabilizar los ahorros de sus clientes.